Seguidores

martes, 6 de diciembre de 2016

Que decir

Ya no sé ni dónde estoy parada, bajé 5 kilos y siento que subí 9, el espejo no hace más que devolverme una imagen negativa y distorsionada de mi misma. Y cada vez quiero más y más de esta droga que llamamos ana, de esta diosa en la que confío y que se que puede destruirme.
Ya no quiero comer, no siento ni la más mínima atracción por la comida. Me da igual lo que me pongan en frente, ya no tengo ansiedad o me siento hambrienta, siento asco.
Asco de ese plato que dejo enfriarse, asco de lo gorda que estoy, asco de esta sociedad que no puede aceptar que es mi vida, y que la vivo como quiero.